Fitness
Leave a Comment

Clean eating: la nueva tendencia en nutrición que no sólo significa lavar bien los alimentos

Clean eating: la nueva tendencia en nutrición que no sólo significa lavar bien los alimentos

Clean eating, o “comiendo limpio” si lo traducimos literalmente en español, no es ahogar las verduras en desinfectante hasta que estén completamente libre de bacterias. Tampoco se refiere a no mancharte mientras comes un açai bowl o un smoothie de chocolate.

Clean eating se refiere a un estilo de vida que se basa en mejorar tus hábitos al cuidar la pureza y preparación de los alimentos, mientras evitas comida chatarra o procesada. La idea es promover el cuidado de la salud y motivar a las personas a ser conscientes de lo que comen, al entender los beneficios de disminuir el consumo de sal, azúcar y sustancias químicas o sintéticas.

Descarga tu e-Book GRATIS para empezar a modificar tu dieta y mejorar tu alimentación. Clic aquí. 

¿Entonces, realmente me conviene cambiar mi alimentación?

Aunque el término Clean eating es relativamente nuevo, el concepto se originó en los años 60, donde se buscaba depurar la salud de alimentos químicos o artificiales. Se debe tomar en cuenta que no toda la comida procesada es igual, en cuanto a que las verduras frescas que luego son congeladas son mucho mejores que las alitas de pollo o hamburguesas pre-hechas que sólo debes calentar en el microondas.

Clean eating: la nueva tendencia en nutrición que no sólo significa lavar bien los alimentos

¿Cuál es el objetivo de este estilo de vida?

Clean eating se enfoca en mejorar la calidad de vida y de salud, al optimizar la calidad de los alimentos que consumimos. Bajar o subir de peso, entonces, pasa a segundo plano. Aunque algunos seguidores de este estilo optan por no consumir ningún alimento procesado, dejando de lado lácteos, carnes y granos, la gran mayoría opta por consumir alimentos lo más natural y orgánico posible, incluso aunque hayan pasado mínimamente por algún tipo de procesamiento. En el segundo caso, se toleran mayormente carnes, cereales y vegetales que pueden ser adquiridos en cualquier supermercado. Sin embargo, en cualquier caso, los alimentos que contiene ingredientes irreconocibles o una gran lista de conservadores están fuera de límite.

Te puede interesar: Orgánico, barato y saludable

¿Por qué es importante? ¿Cómo te beneficiaría?

Los beneficios de Clean Eating son muchísimos. Algunos estudios recientes demuestran que comer frutas y verduras frescas pueden ayudar a prevenir y controlar el aumento de peso, que a la larga podrían ocasionar diversas enfermedades crónicas. Además, dichos estudios también demuestran que una dieta rica en frutas y verduras frescas puede prevenir la aparición de enfermedades como el cáncer, enfermedades cardiovasculares, Diabetes, Alzheimer y la aparición de infartos, por nombrar algunos.

Agregar más quinoa y vegetales a tu alimentación diaria es un buen inicio, sin embargo, reducir sal y azúcar es uno de los principales pilares de Clean Eating. La reducción significativa de sal en la comida disminuye las posibilidades de padecer hipertensión, enfermedades coronarias y controlar el colesterol.

Clean eating: la nueva tendencia en nutrición que no sólo significa lavar bien los alimentos

Por otra parte, toma en cuenta que “hacer trampa” de vez en cuando está bien, y es incluso más saludable, ya que te ayuda a apegarte a tu plan de alimentación por largo tiempo. Restringir calorías por un periodo prolongado puede llevarte a disminuir los niveles de leptina, provocando que comas más para poder mantener tus niveles de energía más o menos estables.

Te puede interesar: Alimentos con fibra para mejorar la digestión

¿Cómo empezar?

  • Dedica un tiempo durante la semana a preparar las comidas, escribe una lista de los alimentos que realmente te hacen falta y pide el súper a domicilio, de esta manera evitarás alimentos que estén altamente procesados pero que vienen en una presentación impecable.
  • Otra excelente idea es cocinar más de una porción cada vez que prepares un platillo, para ahorrar tiempo extra en la cocina. De esta manera, podrás repetir alguna receta para llevar de lunch o para la cena.
  • Planear con anticipación qué cocinar puede ahorrarte tiempo y dinero, así evitarás andar a las carreras y comer lo primero que encuentres.  
  • Por último, introducir smoothies de frutas y verduras a tu rutina diaria, así como experimentar con ensaladas y sopas te puede ayudar a cambiar poco a poco tu estilo de vida.

No olvides leer la información nutrimental que incluyen los alimentos procesados, recuerda que es importante conocer cómo estás nutriendo a tu cuerpo; además, una leída rápida puede darte una idea qué “tan limpio” es ese alimento. Una larga lista de ingredientes, conservadores y químicos sólo puede significar que ha sido procesado y será mejor evitarlo.

Si te gustó este artículo te invito a que lo compartas y ayudes a más personas a llevar un estilo de vida saludable.

Te puede interesar: 3 licuados saludables, prácticos y deliciosos

Leave a Reply